LA MAGIA DE LA RUDA

Los romanos comían ruda para protegerse del mal de ojo, y esta planta también se llevaba para inmunizar al portador contra venenos y todo tipo de enfermedades. Se emplea una rama de ruda fresca para salpicar agua de sal por toda la casa; así se limpia de energía negativa. Mezclar jugo de ruda fresca con el rocío de la mañana y esparcirlo en círculo alrededor de uno, sirve de protección, bien por deseo ó necesidad. Aqui te dejamos este video con todos los detalles.