Dientes blancos y fuertes hasta la vejez: receta de monjes tibetanos!

Es un hecho que llama la atención el que los monjes tibetanos tienen una dentadura muy sana hasta una edad muy avanzada y esto tiene sus raíces en la antigüedad. De hecho, gente de estas regiones nunca han oído hablar de dentistas o pasta dental.

Y es que lo natural siempre es mejor y cada vez son más las personas que comienzan a preocuparse por utilizar productos que sean naturales, no industrializados, es decir sin tantos ingredientes químicos que pueden llegar a perjudicar la salud.

El secreto de estos monjes está en una receta simple y fácil, y en este artículo la vamos a compartir con ustedes. Los dientes manchados o amarillentos pueden ocurrir a medida que nos avanzan los años. Pero también algunos alimentos, bebidas, e incluso enjuagues bucales pueden manchar los dientes. Con esta receta tibetana podrás blanquear los dientes y tener una dentadura mas sana.

Dientes blancos y fuertes hasta la vejez: receta de monjes tibetanos!.

Al preparar nuestra propia pasta de dientes nos aseguramos de que todos los ingredientes que incluimos son naturales y de que no estamos utilizando productos artificiales que puedan dañar nuestra salud.

Para preparar esta pasta dental natural se necesita lo siguiente:

1 cucharada de sal Kosher ( Sal Rosada del Himalaya)
1/2 Vaso agua fría

Procedimiento:

Coloca una cucharada de Sal Kosher (o Sal Rosada del Himalaya) en medio vaso de agua fría, pero hervida de antemano. Después revuelve la mezcla enérgicamente durante un minuto aproximadamente. Luego quítale la espuma de la superficie.

Ahora toma tu cepillo dental y pon varios cristales en el y limpia los dientes con los movimientos usuales. Finalmente se deben enjuagar los dientes usando el agua del mismo vaso.

Usa esta “pasta” dental natural para limpiar los dientes cada mañana, en la noche y después de cada comida. Usando esta pasta dental tus dientes se pondrán muy blancos y las ranuras de ellos se pondrán más fuertes y llegarán a tener un color rosado.

Al comienzo es posible que sientas alguna molestia. Tus dientes se pueden poner más sensibles al experimentar calor o frío y dulce o amargo por el uso de agua salada. Estarán sensibles por un breve período de tiempo.

Esta “pasta salada” destruye todos los entes patógenos en la cavidad bucal y que revitaliza el esmalte de los dientes “empastando” las grietas y protuberancias en los dientes.

Fuente e imágenes: Gurú de Remedios