Cómo usar Aloe Vera para tratar la diabetes!

Ya conocemos el uso del aloe vera en muchos remedios naturales, sobre todo debido a sus propiedades calmantes y vigorizante efecto, que lo convierten en un producto de cuidado de la piel perfecto.

Pero también, desde hace muchos años ha sido empleado el aloe vera para tratar la diabetes. Usado de la forma apropiada,  el aloe vera puede reducir la glucosa en sangre

El aloe vera para tratar la diabetes es uno de los medios más eficaces cuando se trata de la regulación de azúcar en la sangre de forma natural. El consumo regular de jugo fresco de aloe vera regula la glucosa en el torrente sanguíneo, ayuda a normalizar los niveles del azúcar en la sangre, y es beneficioso para los pacientes diagnosticados con IDDM (diabetes mellitus dependiente de la insulina) y la DMNID (diabetes no dependiente de insulina mellitus).

Cómo usar Aloe Vera para tratar la diabetes!

aloe-vera1

Dos dosis de jugo de aloe vera, o 5-15 ml diarios pueden disminuír el azúcar en la sangre de forma significativa. El Aloe vera está lleno de glucomanano, una fibra dietética soluble, y por lo tanto reduce los niveles de glucosa. Para ser más precisos, este componente de hemicelulosa actúa como una sustancia hipoglucémica y reduce el azúcar en la sangre de manera eficiente.

Es tan efectivo que puede reducir el azúcar en la sangre en un 50% en un plazo de 2 meses. Limpia el cuerpo y elimina el exceso de glucosa en el torrente sanguíneo.

Como ventaja adicional, el aloe vera tiene fuertes antioxidantes y propiedades anti-inflamatorias que nos mantienen a salvo de úlceras, heridas, infecciones y otras condiciones relacionadas con la diabetes. Estimula la secreción de insulina, y por lo tanto alivia los síntomas de la diabetes.

Cómo incluir el Aloe Vera en tu dieta

El aloe vera es un alimento que debes incluir en tu dieta si eres diabético, junto con una dieta saludable y rica en nutrientes.

Para que tengas resultados óptimos, utiliza siempre el gel de aloe vera fresca y orgánica o jugo de aloe vera en lugar de sus formas procesadas.

En la fase inicial del tratamiento, toma una cucharadita de aloe todos los días. Una vez que tu cuerpo se acostumbre a ella, aumentar la cantidad hasta 3 cucharaditas por día.

Si no te gusta su sabor amargo, puedes añadir un poco de edulcorante natural antes de consumirla.

Recuerda que en todo caso debes mantener una dieta balanceada y hacer un poco de ejercicio, además de no descuidar tus chequeos médicos.

Fuente e imágenes: Gurú de Remedios