La edad se hace notablemente visible en nuestras manos ya que, no solamente su piel que es la más fina y delicada, sino que también están en continuo movimiento. Otro